¿Por qué los bancos me cobran por retirar mi dinero?




La “lógica” tras la comisiones por retiros en caja

En la primera entrega de esta serie explicamos que 14 de las 20 entidades financieras más grandes del país les cobran a sus clientes por retirar en caja o ventanilla, un recargo que muchos usuarios califican de injusto y abusivo.

Siendo una medida tan impopular, ¿por qué existe? ¿cómo los banqueros la justifican? Lógicamente, lo hacen. En el caso de las comisiones por el retiro de montos que consideran muy pequeños −generalmente por debajo de los RD$10 ó RD$20 mil− surgen como medidas para estimular el uso de las redes de cajeros automáticos, dado que su expansión supone una inversión muy alta, cuyo efecto debía reflejarse en la reducción de los costos operativos generados en las oficinas.

En otras palabras, la comisión fue creada para enseñarles a los clientes que no resultaba productivo aglomerarse en filas dentro de las sucursales cuando podían utilizar los cajeros automáticos de su banco de manera rápida y “gratuita”.

Así lo explican fuentes del sector consultadas por este medio. Pero la estrategia obvia que en muchos casos las redes son pequeñas o deficientes y resulta imposible para los clientes esquivar la penalidad.

Por ejemplo, Banco Caribe (con 12 cajeros automáticos y 19 sucursales) y Alaver (con 22 cajeros automáticos y 18 sucursales) cobran comisiones de RD$50.00 y RD$20.00 por cada retiro en caja inferior a los RD$15,000, de acuerdo con los datos levantados por Argentarium.

Igualmente, Banco Santa Cruz, que con 28 sucursales y 40 cajeros a nivel nacional, cobra una comisión de RD$70.00 por todos los retiros inferiores a RD$32,000.

Sus redes de cajeros automáticos se pueden considerar pequeñas si se comparan con las de otros bancos, que tienen más de 100 cajeros. Las más grandes son del Popular (850), BHD León (522), Banreservas (488) y Banco del Progreso (169).

También es común que entidades con redes pequeñas −con menos capacidad de satisfacer las demandas de los clientes− cobren por el uso de cajeros automáticos de otras entidades. Son los casos de las asociaciones Popular, Cibao, Nacional, el Banco Santa Cruz, Banesco, Ademi, Caribe, BDI, Banco López de Haro, Alaver, Asociación Duarte y Vimenca.

En el cobro de esta comisión −retiro en cajeros de otros bancos− constituyen una formidable excepción Promérica y Adopem, que tienen pocos cajeros automáticos (7 y 6, respectivamente) y no cobran por el retiro en las redes de otras entidades.

Cobros inevitables por retiros de altos montos

Hasta ahora nos hemos referido a las comisiones por retiros en caja de montos pequeños, presentes en ocho de las 20 entidades analizadas. Las comisiones por retiro de montos altos están aún más extendidas: en 11 de las entidades.

Las tienen Banreservas, Popular, BHD León, Progreso, Ademi, Caribe, López de Haro, Alaver, Duarte, Vimenca y Bancamérica.

¿Cómo surgen estas comisiones? Situaciones excepcionales dieron origen a la regla, de acuerdo con las explicaciones ofrecidas a Argentarium.com por una fuente del sector bancario.

El origen de estos cargos se asocia a la práctica de clientes que hacían grandes depósitos en sucursales de provincias y los retiraban dentro de muy pocas horas en sucursales capitalinas.

Esto tenía un costo operativo para los bancos, que estaban en la obligación de tener flujo de efectivo suficiente en muchas sucursales para poder dar respuesta a los clientes al momento de hacer los retiros.

Por un lado, tener alta cantidad de dinero disponible en sucursales significa tener menos dinero generando rentabilidad y, por otro, como los depósitos no permanecían ni un solo día en las cuentas del banco, tampoco resultaban rentables.

De este modo, las entidades bancarias interpretaron que la práctica les generaba costos en lugar de beneficios.

Para contrarrestarla, establecieron la comisión por retiro de montos altos, que en la mayoría de las entidades es lo equivalente al 0.2% del excedente del monto que representa el borde.

Por ejemplo, su banco considera que un retiro de monto alto es cualquier retiro superior a los RD$150,000, y usted retira RD$200,000, deberá pagar un cargo equivalente a al 0.2% de RD$50,000.

También en este caso son penalizados “justos por pecadores”, si se considera pecado retirar montos altos que han sido depositados recientemente. Con el agravante de que en esta ocasión, al tratarse de sumas elevadas, el retiro por cajero automático no es una opción para escapar de la comisión.

Tampoco lo son las transferencias electrónicas, puesto que 18 de las 20 entidades analizadas por Argentarium cobran a sus usuarios por realizarlas.

A este recargo se suma el impuesto de 0.15% que se aplica sobre el valor de los cheques y pagos mediante transferencias electrónicas, y también soportado por los usuarios del sistema financiero.

Cabe precisar que, aunque son recaudados a través del banco, los recursos cobrados por concepto del impuesto van a las arcas estatales a través de la Dirección General de Impuestos Internos.

Artículo originalmente publicado en el portal financiero Argentarium.com