C/ Restauración #156, Santiago, Rep. Dominicana 809-734-9000 Ext. 4901 Lunes a Viernes: 8:30 am a 5:30 pm
Sábados: 8:30 am a 12:30 pm
Contáctenos

BLOG

El Cambio Climático explicado a la luz de la pandemia del COVID-19, como herramienta transversal de educación para la era poscoronavirus

Víctor Sigfrido HERNÁNDEZ

vs.hernandez@outlook.com
Santiago de los Caballeros, REPÚBLICA DOMINICANA

El año 2020 ha sido marcado de manera indeleble por la pandemia provocada por el virus SARS-COV-2, responsable de la enfermedad COVID-19. Aunque la letalidad provocada por la enfermedad es menor que las provocadas por muchas otras calamidades que ha sufrido la humanidad, la condición de globalización en que vivimos ha potenciado su rápida diseminación por todo el mundo, provocando efectos catastróficos a nivel del planeta. Los procesos educativos no han escapado a esta embestida. El mundo entero debió reinventarse en términos de semanas, para poder continuar operando con la nueva normalidad que impuso el momento.

El primer semestre del año 2020 ha sido de aciago e incertidumbre para la humanidad, trayéndonos mucha ansiedad, desesperanza, y otros sentimientos negativos. Este cambio universal que se ha producido ha sido tan brusco, que bien podríamos compararlo con una situación tal como si estuviéramos recibiendo la fuerte embestida de un movimiento telúrico importante o como si hubiéramos estado expuestos a otras situaciones bruscas de esas que producen irrupciones significativas, como tantas que pudiéramos recordar.

Esta situación, sin embargo, también nos ha servido para aprender importantes lecciones, como nos lo recuerda el autor y conferencista internacional Jurgen Klaris: Ha servido para recordarnos lo corta que es la vida y la riqueza que representa nuestra salud. También nos ha demostrado que debemos desarrollar una mentalidad fuerte y que a partir de ella podemos construir nuevas oportunidades.

La severidad de la irrupción producida por la pandemia puede ser apreciada al observar una gráfica que nos presente el incremento diario de casos de la enfermedad, desde el pasado 31 de diciembre hasta la fecha de hoy (Oxford, 2020). Al observarla, no podemos escapar a quedar atrapados por el crecimiento vertiginoso de la misma, la cual ha ido creciendo como si estuviera pretendiendo esculpir con su trayectoria una empinada montaña. Esta ha sido una imagen muy común en estos últimos meses.

page2image35252176

Una situación parecida nos produce observar la misma tendencia de casos diarios, pero graficados en escala logarítmica. En una gráfica de ese tipo se puede apreciar muy bien la etapa post inflexión de la curva y lo que se llama el ansiado “aplanamiento” de la curva. Este resultado también podemos tenerlo por regiones o por países.

Cualquier situación, con las características de comportamiento disruptivo, similares al producido con la manera como se ha ido esparciendo esta enfermedad, nos podría producir la misma sensación. Los cambios, cuando ocurren a esta velocidad se les llama momentos de singularidad. Además de las pandemias, los momentos de singularidad también podrían ser producidos por acontecimientos tan graves como el lanzamiento de una bomba atómica, la caída de un meteorito o la ocurrencia de un desbastador fenómeno natural.

En la actualidad vivimos procesos diversos de singularidad, como lo es la Singularidad Tecnológica. Esta se inició a principios de la década de los años 60 del siglo pasado, en ocasión de que Gordon Moore

page2image35252384

predijera el incremento exponencial en la capacidad de procesamiento de los chips de computadoras, acompañado de una caída también vertiginosa de sus costos. A la postre, esta predicción fue tan exacta de cómo se produjo en la realidad, que se convirtió en la Ley de Moore.

Si bien situaciones como éstas pueden hacernos tambalear y dudar del futuro de la raza humana y de nuestro potencial para superar tiempos y circunstancias difíciles, también deben servir para sacar lo mejor de nosotros.

La humanidad vive en la actualidad otra situación disruptiva de consecuencias de efecto mucho más desbastador y de resultados mucho más inciertos de las que nos ha mostrado el SARS-COV-2. Nos referimos al Cambio Climático. Si quizás no lo habíamos apreciado en su entera dimensión, puede ser debido a que ha estado ocurriendo desde hace cientos de años, no en meses como ha ocurrido con la COVID-19.

El cambio climático que estamos padeciendo se debe al aumento descontrolado de la temperatura promedio del planeta, debido al aumento de gases de efecto invernadero en la atmósfera que potencian este efecto de control de la temperatura. Entre los gases de efecto invernadero podemos identificar el quizás más importante y que nos ocupa en esta ocasión; el dióxido de carbono CO2.

Este gas se produce como resultado de la combustión del carbono (C) en presencia de oxígeno (O). El carbono es el elemento más abundante en la naturaleza y está presente en todos los cuerpos vivos y está almacenado en grandes cantidades, producto de la fotosíntesis de millones y millones de años, en los combustibles fósiles y el carbón mineral depositados en las entrañas de la tierra.

El oxígeno es el gas que conforma el 21% del aire de la atmósfera y es el gas que usamos los humanos y los animales para la actividad biológica. Producto de esa actividad expelemos dióxido de carbono que pasa formar parte del aire de la atmósfera y cuya presencia se mide en partes por millón (PPM). La cantidad de CO2 presente en la atmósfera es bien baja, pero de un alto efecto invernadero que ha estado aumentado descontroladamente. Veamos en qué medida.

En las islas Hawái, en el medio del océano pacífico está instalado el Laboratorio Keeling (The Keeling Curve, 2020), el cual se ha dedicado, desde principio de la década del 60 del siglo pasado a medir la

page3image35205728

concentración en CO2 en la atmósfera hora por hora. Han ido calculando también los promedios diarios, semanales y anuales.

Con el estudio de las gráficas de los promedios mensuales de la concentración de CO2 en la atmósfera podemos apreciar cómo cambia, ligeramente, de valor de acuerdo con la época del año.

Así llegamos a gráficas de promedios anuales las cuales muestran un comportamiento muy característico, con valles y picos, dependiendo de la época del año. Los valles se producen en los meses de primavera y verano en el hemisferio norte de la tierra, cuando la actividad de fotosíntesis llega a su producción más alta y los árboles logran captan gran cantidad del CO2 de la atmósfera, a un ritmo acelerado. Del mismo modo, los picos anuales se forman en los meses de otoño e invierno en el hemisferio norte, cuando la actividad de la fotosíntesis merma.

Al observar la gráfica con los valores históricos obtenidos en el Laboratorio Keeling desde el 1960, vamos a observar la curva característica de “diente de sierra”, con picos y crestas que representan periodos anuales durante los años de medición.

page4image35015936 page4image35016144

page5image34891728

El estudio de esta curva también nos permite apreciar cómo la concentración de CO2 en la atmósfera ha ido aumentando poco a poco, sin prisa, pero sin pausa, a un ritmo que quizás podría pasar como desapercibido, pero NO. El ritmo al que ha ido aumentando es disruptivo. Mucho más disruptivo que el ritmo con que han ido aumentando los casos de la enfermedad COVID-19.

Si estudiamos lo que ha pasado con el nivel de CO2 en la atmósfera en los últimos 300 y tantos años podemos entonces apreciar que el aumento de CO2 en la atmósfera sí es disruptivo, no en meses como ha pasado con el COVID-19, pero sí en años, a partir de la primera revolución industrial, a finales del Siglo XVIII, la cual ha definido y marcado nuestros estilos de vida y la quema indiscriminada de las grandes reservas de carbono almacenada en los combustibles fósiles.

Si vemos entonces los valores de concentración de CO2 en la atmósfera en una escala de miles de años, entonces el comportamiento de la gráfica resulta aterrador y perturbador.

page5image34891936

page6image34971568

De continuar la humanidad dependiendo de las energías producidas por los combustibles fósiles, continuaremos en un derrotero de resultados puramente apocalípticos.

En el portal de internet del Laboratorio Keeling se presentan también las proyecciones de varios otros escenarios, los cuales estarían basados y fundamentados en cambios culturales y de paradigmas profundos, nunca antes logrados por la humanidad, pero, por supuesto, no imposibles de alcanzar, si son incorporados a los procesos educativos de todos los niveles, de manera transversal.

En síntesis, si ya eres docente desde antes de que haya llegado a nuestras vidas la pandemia del COVID- 19, si de alguna manera has llegado a este momento pudiendo hacer peripecias y ajustes necesarios a tus tareas cotidianas, pues ¡felicidades! Han podido salvar ya un escollo importante.

Si bien es cierto que las incertidumbres que trajo consigo la pandemia podrán ser cosa del pasado en la medida en que vayamos logrando aplanar la curva, hasta logar el desarrollo de una vacuna efectiva contra la enfermedad, NO PASARÁ exactamente igual con el cambio climático.

El Cambio Climático, como todo fenómeno de cambio exponencial pasa por etapas, entre otras, de engaño y disrupción, hasta llegar a la plena democratización (ZELAYA, 2020). Habiendo conocido lo disruptivo de este fenómeno, para la humanidad, la invitación es a enfocarnos en la democratización del fenómeno, mediante la educación universal, de modo que nos permita sobrevivir a esta calamidad.

page6image34971776

Si con estas líneas se ha podido descubrir que la irrupción provocada por el cambio climático es mucho más severa y de carácter irreversible, que la provocada por la pandemia de coronavirus, si con ellas se ha despertado en el lector el interés sobre el tema, si se ha podido llegar al corazón y se siente en capacidad de poder explicar la realidad del cambio Climático, si de alguna manera este escrito ha servido de motivación para hacer cambios en la vida del lector y promover esos cambios en la vida de tus educandos, la invitación entonces es para que decidas incorporar este tema a la vida diaria de cada uno y de manera transversal en los procesos educativos que se lideran.

 

Referencias

Oxford, U. o. (2020, junio 21). https://ourworldindata.org/covid-cases. Retrieved from ourworldindata.org/: https://ourworldindata.org/covid-cases

The Keeling Curve. (2020, junio 21). Retrieved from https://scripps.ucsd.edu/programs/keelingcurve/#:~:text=The%20Keeling%20Curve%20is%20a, Oceanography%20at%20UC%20San%20Diego.

ZELAYA, D. J. (2020, junio 16). Repensando la Educación: Retos y Oportunidades ante una Nueva Realidad.